Buscar
  • Jaime Collazos

Con dinero extra y ¿no tiene ni idea qué hacer con él?

Actualizado: mar 10

Si empezó el año con un saldo positivo en su presupuesto ¡felicitaciones! según cifras del Banco de Desarrollo de América Latina, usted hace parte del 40% de la población mundial que ha ahorrado en los últimos 12 meses. ¿Qué hacer con ese dinero cuando nunca en su vida a ahorrado ni invertido?


La alternativa más recomendada deberá ser pagar todas sus deudas. La tasa de interés que usted paga por un crédito es casi siempre mayor a la rentabilidad ofrecida por alguna otra alternativa de inversión legal. Si por el contrario ya ha pagado todas sus deudas, es hora de empezar a invertir o ahorrar. En columnas anteriores se ha explicado los beneficios de los bienes raíces. Sin embargo, uno de los principales obstáculos para empezar a invertir en estos es tener un capital inicial importante. Si este es su caso, no se preocupe, existen otras alternativas recomendadas para quienes apenas quieren empezar a ahorrar y que ofrecen una rentabilidad conservadora superior a la inflación.


Me centraré inicialmente en dos muy conocidos: los Depósitos a Termino Definido –CDT- y los Fondos de Inversión Colectiva –FIC-. Tenga en cuenta que las tasas de interés de estos dos productos variarán de acuerdo al monto de dinero que quiera ingresar, al riesgo y al plazo de vencimiento que lo contrate. Sobre este último, no existe un plazo recomendado a invertir en estos productos; sin embargo, si por lo menos logra encontrar uno con un plazo mayor de un año, que le otorgue por lo menos tres puntos por encima de la inflación, no dude en tomarlo (excepto si ya es un experto ahorrador o inversionista. Si ese es su caso existen otros vehículos más rentables, aunque con mayor riesgo).


La buena noticia es que existen sitios en la web que le permitirán comparar las rentabilidades de estos productos y qué entidad financiera los ofrece. Los CDT por ejemplo, pese a ser conocidos como una alternativa tradicional de ahorro, algunos están ofreciendo una rentabilidad similar a otros productos tradicionales de inversión. Solo es cuestión de buscar bien en el mercado. Al respecto, existen entidades financieras que están ofreciendo una rentabilidad efectiva anual superior al 7% para un plazo de 2 años y al 6% a un año. Por ende, no subestime esta opción. Tenga en cuenta que las mayores rentabilidades son las ofrecidas por entidades financieras de menor calificación, es decir de mayor riesgo. Las calificadas con AAA son las más seguras, pero a su vez son las que menos tasas de interés pagan. También verifique que las entidades donde va a invertir se encuentran inscritas en Fondo de Garantías Financieras (Fogafín).


La segunda opción para empezar a invertir y que ha tenido un auge en los últimos años son los FIC, mecanismo de inversión a través del cual se invierten los recursos de varias personas o empresas en un destino específico como lo es en un portafolio de activos: acciones, proyectos inmobiliarios, CDTs, monedas, compra de facturas, etc. Estos recursos son gestionados de manera colectiva por un grupo de profesionales expertos y las utilidades son distribuidas proporcionalmente, lo que facilita el proceso de invertir frente hacerlo de manera individual. En cierto que las rentabilidades anuales de los FIC pueden alcanzar dos dígitos, por eso algunas personas los consideran más como una alternativa de inversión que de ahorro. No obstante, los FIC pueden alcanzar rentabilidades por debajo de un CDT. La clave está en escogerlo bien. ¿Cómo? no solo se centre en analizar la rentabilidad anual, sino también la volatilidad, esta última señala cuánto puede variar la rentabilidad en periodos de un año o más, por ello, a mayor volatilidad, mayor riesgo.


Otra herramienta es ver el retorno ajustado del riesgo (rentabilidad / volatilidad) el cual mide el retorno obtenido por cada unidad de riesgo en la que incurre el portafolio. Recuerde que las rentabilidades de los FIC dependen mucho de su perfil de riesgo (conservador, moderado y alto). Por ende, antes de invertir en este instrumento pregúntese para que necesitará ese dinero (fíjese una meta) y el plazo (cuando lo necesitará).


Para terminar, quiero aclarar que los CDT y FIC no son las únicas alternativas de inversión disponibles para empezar a generar rendimientos.


Si requiere profundizar más acerca de otras alternativas, le recomiendo leer un nuevo libro titulado FINANZAS PERSONALES escrito por Reinaldo Arango Gómez, autor colombiano que puntualiza de manera sencilla varias alternativas de inversión y de ahorro, con ejemplos muy detallados.


Si desea conocer más a fondo cómo empezar a ahorrar e inverit visite:

https://www.dineroemocional.com/curso-online

© 2019 Dinero Emocional. Todos los derechos reservados

Diseño por AdLytic