Buscar
  • Jaime Collazos

¿Por qué no rinde el mínimo?

El común denominador de lo hogares argumenta que el salario mínimo no alcanza para “sobrevivir” y menos para nivelar el aumento de los precios de los productos que consumen.


Sin embargo, aunque no lo crean, con excepción del 2008 y 2015, en los últimos 16 años el salario mínimo creció más que el aumento que presentaron los servicios y productos que demandaron los hogares (inflación causada).

Por ello, ¿por qué siguen percibiendo las familias que un crecimiento de 5,9% para el 2018 no fue suficiente para sus bolsillos? todo depende de cómo estén gastando el dinero presupuestado.

El problema es ese, que la mayor parte de los hogares no hace o no sabe diseñar un presupuesto. Esto los conlleva a gastar más de lo que perciben, problema estructural originado por el actual sistema educativo, que se centra en formar profesionales para salir al mercado laboral a ganar dinero; pero nunca se les instruye cómo gastarlo, para a ahorrar e invertir.

La falta de educación financiera en Colombia genera que el nivel de riqueza se mida por el dinero que ingresa al bolsillo y no en qué se está gastado ese flujo. El descontento porque no “rinde” el salario mínimo no debe explicarse por el incremento anual que fija o se pacta cada diciembre sino por el bajo nivel en educación financiera que tienen los hogares para gastar ese dinero de manera inteligente.

¿Cómo se gasta de esa manera? Comprando productos que ganen valor en el tiempo. Basta con observar en que gastan los ricos: joyas, bienes raíces, empresas, metales, etc. Por el contrario, ¿en qué gastan las personas que ganan un mínimo? obviamente en los gastos básicos que todo ser humano necesita para vivir dignamente; sin embargo, existe un gasto que se convierte en un gran obstáculo para las finanzas personales: los gastos hormiga. Son los pequeños gastos cotidianos que suman en el acumulado mes. Juegos de azar, préstamos con altos intereses, pequeñas meriendas, bebidas, promociones, entre otros de ocio. ¡No se imagina cuánto dinero puede ahorrar si le pone freno a este gasto!.

Un sencillo cálculo: Si una persona dejara de gastar en un día laboral $1.300 suprimiendo algún gasto hormiga, ahorraría en el mes $26.000, lo correspondiente a un salario mínimo diario. Si lo continua haciendo al año sería $312.492, que servirá para iniciar un pequeño negocio que le haría incrementar el ingreso familiar y así no depender de uno o dos salarios mínimos, si la esposa o esposo trabajan. De eso se trata la inteligencia financiera, de que el ingreso de un hogar no dependa principalmente del sueldo de su trabajo (salario mínimo en este caso), sino de otros ingresos. Así las cosas, si el salario mínimo no le rinde es debido a la forma como lo está gastando y no básicamente al incremento cada año entre el Gobierno y las centrales obreras.


Fuente: https://www.elpais.com.co/economia/opinion-por-que-no-rinde-el-minimo.html

© 2019 Dinero Emocional. Todos los derechos reservados

Diseño por AdLytic