Buscar
  • Jaime Collazos

¿Sabe administrar bien su dinero? Parte 1: Enséñele a sus hijos a administrar el dinero.

Actualizado: 20 de ene de 2019

Si aprendiéramos a administrar el dinero desde temprana edad, seguro nuestro presente sería muy distinto.


Estudios psicológicos han encontrado que lo que aprendemos en los primeros años de vida da forma al carácter y a la personalidad. Según el libro “El millonario de al lado”, de Thomas Stanley y William Danko, muchas familias ricas en Estados Unidos no les enseñaron educación financiera a sus hijos.

Esto se explica por qué una gran proporción de ricos al haber tenido padres pobres, les dieron a sus hijos todo lo que nunca tuvieron, pero no les enseñaron cómo generar riqueza. De ahí la importancia de enseñarles que el dinero es fruto del trabajo o de la inversión, y no del cajero electrónico, de la lotería o de una herencia.

Al respecto, Dave Ramsey y Rachel Cruze en su libro “Smart money, Smart kids” sugieren no darles mesada a sus hijos, dado que este hábito no enseña la realidad de la vida.

Más bien sugieren pagar comisiones por ayudar en las labores del hogar, sin incluir las labores obligatorias de todo niño como ir a estudiar, cepillarse los dientes, organizar su habitación, entre otros.

Los autores sugieren qué entre los 3 y 5 años las labores deben ser sencillas como organizar el mercado y la mesa antes de cenar. Pagarles con billetes de baja nominación para que ellos entiendan que el trabajo genera un efecto, dinero.

Entre los 6 y 13 años, se debe incluir otros trabajos como lavar el carro y ayudar en la jardinería. Se recomienda pagar semanalmente y empezar a enseñarles cómo hacer un presupuesto.

Una forma sencilla es dividir el dinero en 3 partes. Mi experiencia me ha enseñado que debería hacerse en 4:

El 20% para ahorrar, otro 20% para dar, otro 20% para invertir y el restante 40% para gastar.

El primer 20% es para que su hijo compre sus deseos. Para tal fin enséñele a ponerle un propósito y un monto a alcanzar para que ese ahorro no se desvíe.

El segundo porcentaje es para “dar”. Aquí lo esencial es llevarlo a fundaciones para que experimente las necesidades que están pasando otros niños. Esto le ayudará a ser sensible y agradecido.

El tercer 20% es para invertir, el cual no se debe disponer hasta que se tenga una idea de negocio factible. Muchas ideas creativas a los 13 años y hasta los 23 años se dejan de efectuar por falta de un “capital”.

El cuarto fondo es el de “gastar”. No deje que lo ahorre ni lo invierta. Es para que él entienda que todo esfuerzo tiene su recompensa. La última etapa es la de 14 a 22 años.

Se recomienda que las comisiones se paguen mensualmente y se les adicionen tareas más especializadas. Llevarlo al supermercado con una lista y un presupuesto. Esto hará que se involucre más con la ejecución del presupuesto y entienda la importancia del ahorro en el hogar.

Finalmente, tenga en cuenta que los niños aprenden por medio de lo que observan, por ende, cuide sus hábitos financieros. Recálqueles que su patrimonio no les pertenece, para no generar falsas expectativas. También enséñeles a vivir una vida sencilla, a no comparase y que disfruten lo que tienen. Así les rendirá más el dinero. En el libro “El millonario del al lado” se resalta que los verdaderos ricos compran carros de segunda, no cambian de casa frecuentemente e invierten su dinero en activos que les den más dinero. Si ellos lo hacen, ¿por qué no hacerlo y enseñarles a nuestros hijos?


Fuente: https://www.elpais.com.co/economia/opinion-sabe-administrar-bien-su-dinero.html

© 2019 Dinero Emocional. Todos los derechos reservados

Diseño por AdLytic